Los Piojos

Dirección:
Libertad 2603, Ciudad jardín

Los Piojos

Dirección:
Libertad 2603, Ciudad jardín

Con tan solo caminar por el barrio se sienten en sus calles esas guitarras tan características, entremezcladas con los ritmos rioplatenses y los sonidos bluseros de una armónica que ya es parte del ADN de Ciudad Jardín. Los Piojos se respiran y se sienten en cada rincón, sobretodo en esos lugares por los que dejaron huellas desde que nacieron en 1987: Graf Zeppelin, Plaza Plate, Club AFALP o la Plaza de los Aviadores.

Miguel Ángel Rodríguez (Micky), Daniel Buira y Daniel “Pity” Fernández se conocieron en el colegio Bernardino Rivadavia, de Ciudad Jardín. Amantes de la música y el rock, comenzaron a tocar juntos con otros amigos del barrio: Juan Villagra (guitarra) y Diego Chávez (voz). Al tiempo, Pablo Guerra reemplazó a Juan Villagra y trajo a otro amigo del barrio que tocaba la armónica, estudiaba teatro y se defendía con el bajo. Así llegó Andrés Ciro Martínez, primero como bajista suplente de Micky y luego como cantante y frontman, tras la ida de Diego Chávez.

La casa de la familia de Dani Buira, sobre la ex calle Calicanto (hoy Boulevard San Martín), fue una de las primeras salas de ensayo de la banda. También la casa de los padres de Pity, frente a la Plaza Beltrán en Caseros. La primera presentación con esta nueva formación fue en el antiguo bar Ma Baker, donde hoy funciona la bicicletería Rodados Ballester, en De los Jacarandaes 3029, de Ciudad Jardín. Ese fue el debut de Ciro como cantante.
Más tarde, Gustavo Kupinski (Tavo) reemplazó en la guitarra a Pablo Guerra, quien continuó su carrera con otra banda de la zona: Los Caballeros de la Quema. Esa sería la formación de Los Piojos que quedaría grabada para siempre en el corazón de los fanáticos. Luego del éxito de su primer disco de estudio, “Chactuchac” (1992), Micky, Tavo, Dani y Ciro alquilaron una casa en la esquina de Avenida Libertad y Palazzo. Allí crearon su segundo y tercer disco: “Ay, ay, ay” y “Tercer Arco”. La canción “Esquina Libertad” es un homenaje a ese lugar y a una de las calles más lindas del barrio:

 “…Larga calle de Libertad, tantas curvas te siento; vi encerrado un ombú gritar, el ombú que da el tiempo. No hay carteles para saber cuál será tu sendero; como la arena debe ser, como el aire de enero…” (Esquina Libertad – Tercer Arco – 1996)

Hacia fines de los noventa, Los Piojos se convirtieron en una de las bandas más influyentes del rock nacional por su poder de convocatoria y la venta de álbumes, pero principalmente por su rica discografía plagada de éxitos que están en el corazón de todos los argentinos. En 1998 grabaron “Azul” y en 2000 “Verde paisaje del infierno”, ya con Sebastián Cardero en la batería. En tanto, Dani Buira continuó con su escuela de percusión La Chilinga y como baterista de Vicentico.

En 2003, Los Piojos presentaron su disco “Maquina de sangre” ante un colmado Monumental (River Plate) y en 2006 compartieron escenario con The Rolling Stones en sus tres presentaciones en Buenos Aires. Después de 20 años de éxitos y giras por todo el país y Latinoamérica, a mediados de 2009 anunciaron un “parate por tiempo indefinido”, aunque para la prensa y sus fans este sería “el último ritual”. El 30 de mayo de 2009, el estadio de River Plate vibró con 65 mil personas que disfrutaron de su último show.

Luego de la separación de la banda cada uno continuó con nuevos proyectos. Piti fundó La Franela, banda con la que ensaya en Caseros y recorre el país tocando sus nuevos hits. Micky está al frente de La que faltaba y Ciro continúa en la máxima escena del rock nacional con Ciro y los Persas. En 2019, ante la sorpresa de los vecinos del barrio, Dani, Pity y Ciro volvieron a tocar juntos algunos temas de Los Piojos en el 75 aniversario de Ciudad Jardín, el lugar que los vio nacer.