Divididos

Dirección:
Misiones & Ingeniero Guillermo Marconi, El Palomar, Provincia de Buenos Aires

Divididos

Dirección:
Misiones & Ingeniero Guillermo Marconi, El Palomar, Provincia de Buenos Aires

“En el Oeste está el agite”, una de las célebres frases que nos regaló Divididos. Sin duda, en el Oeste hay algo especial, difícil de describir, como una fuente de inspiración que permitió la explosión de músicos y bandas de rock. Sumo, y la continuación de Divididos y Las Pelotas es un ejemplo de todo eso.

Ricardo Mollo nació el 17 de agosto de 1957 en Pergamino. Un incendio en la fábrica de zapatos de su papá obligó a la familia a buscar nuevas oportunidades en Buenos Aires. Así, llegaron a una casa en El Palomar, donde Ricardo desarrolló gran parte de su infancia y adolescencia.

Sus primeros pasos en la música fueron a los 12 años, tocando y ensayando con amigos del barrio. De oído, y por espiar a su hermano Omar en los ensayos de su banda “Año bisiesto”, comenzó a tocar la guitarra y sacar acordes. A los 13 años formó su primera banda de adolescentes con chicos del barrio. Ensayaban en su casa y su primera presentación fue en un festival de rock en el Cine Teatro Helios de Ciudad Jardín. Como la banda no tenía nombre, el organizador del evento le puso el nombre “Marma”. Esa presentación fue la primera vez que Ricardo Mollo tocó en público.

En esos años se sumó a los diversos proyectos musicales de su hermano, hasta que a mediados de los 70 formaron la mítica banda “MAM”, junto a Raúl Lagos (bajo y voz) y Juan Domingo Rodríguez (batería). Durante el día Ricardo trabajaba en la zapatería de su padre, y por las noches ensayaba con MAM en el sótano de Page y Madariaga, en El Palomar; lugar que con los años sería el refugio de Sumo. En 1980, la banda se disolvió; de todos modos, Ricardo continuó tocando y ensayando con amigos, como el bajista Diego Arnedo.

Por esas maravillosas casualidades que tiene el rock, Arnedo asistió al primer recital de una banda que nacía en la zona. Sin saberlo, una noche de febrero de 1982, en el pub Caroline de Ciudad Jardín, fue testigo de la primera presentación de Sumo. Quedó impresionado por el sonido de la banda y se acercó a ensayar con ellos. Cuando Stephanie, la baterista de Sumo, regresó a Inglaterra tras la guerra de Malvinas, Alejandro Sokol tomó su lugar, dejando el bajo a cargo de Arnedo.

En 1984, Arnedo sumó a Ricardo Mollo, y con esta formación grabarían cuatro discos de estudio: Divididos por la felicidad, Llegando los monos, After Chabón y Fiebre. Con Sumo alcanzaron un lugar estelar en la historia del rock nacional y fueron la banda referente del under en los ochenta. Cada vez con más seguidores, tocaron en Obras y otros lugares emblemáticos, hasta la muerte de Luca en 1987.
Tras la disolución de Sumo, el resto de sus integrantes (Ricardo Mollo, Diego Arnedo, Roberto Pettinato, Alberto “Superman” Troglio y Germán Daffunchio) deciden reflexionar acerca del futuro de la banda. Daffunchio y Timmy Mackern (productor de Sumo y amigo de Luca) vuelven a las sierras cordobesas, mientras el resto de la banda se queda ensayando en una sala de El Palomar. El 5 de marzo de 1988, ya sin Luca Prodan en escena, Sumo se presenta en el Chateau Rock, con Daffunchio, Mollo, Pettinato, Arnedo y Troglio. Todos los integrantes vuelven a Buenos Aires, menos Germán Daffunchio, quien se queda junto con Timmy en Córdoba para formar Las Pelotas con Alejandro Sokol y Troglio. Ricardo Mollo (guitarra) y Diego Arnedo (bajo), junto al baterista Gustavo Collado (ex La Sobrecarga) forman “La División”, que luego cambiaría de nombre para pasar a ser “Divididos”.

Siempre con Mollo y Arnedo al frente de la banda, la batería alternó con Federico Gil Solá, Jorge Araujo y Catriel Ciavarella, hasta la actualidad.

En la década del ’90, Divididos se transformó en una de las bandas más importantes del rock nacional; en la actualidad continúa en la máxima escena de la música. En sus 30 años de trayectoria, grabó 9 discos de estudio: 40 dibujos ahí en el piso, Acariciando lo áspero, La era de la boludez, Otroletravaladna, Gol de mujer, Narigón del siglo, Vengo del placard de otro, Amapola del 66 y Haciendo cosas raras. Realizaron giras por todo el continente y son considerados el trío más potente del país.

Ruta del Rock: Entre las vías del Ferrocarril San Martín y la
estación de El Palomar funcionaba el tradicional bar La Chapita, punto de encuentro para cientos de pasajeros que paraban para comer algo o beber un trago antes de subir o bajar del tren. En 1993, Divididos homenajeó a este lugar en la letra de ¿Qué ves?, canción icónica del nuevo rock nacional de los ‘90, famosa también por ser el soundtrack de la película Comodines.